LA FUNDACIóN DE BILL GATES NO FINANCIó UN ESTUDIO PARA QUE LA GRIPE AVIAR SE TRANSMITA A HUMANOS

En junio y julio de 2024, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó casos de gripe aviar transmitida a humanos en Estados Unidos, México y Australia. En ese contexto, entradas compartidas cientos de veces en redes sociales afirman erróneamente que la Fundación Bill y Melinda Gates financió un estudio para desarrollar una cepa de esa gripe capaz de infectar a las personas. Aunque en 2009 la fundación otorgó una beca para investigar mutaciones de ese virus, el estudio no creó una variante transmisible a humanos, dijeron sus autores y un experto independiente a la AFP.

“BIOTERRORISMO: La Fundación Gates OTORGÓ 9,5 MILLONES de dólares a la Universidad de Wisconsin-Madison para hacer que la Gripe Aviar H5N1 sea TRANSMISIBLE a los humanos”, afirma una de las imágenes difundidas en Facebook (1, 2), X (1, 2), Instagram (1, 2), Threads y Telegram.

Algunas publicaciones (1, 2) comparten un artículo en inglés y otro en español de los sitios Front Nieuws y Alerta Digital, que ya han sido verificados por la AFP por difundir afirmaciones falsas sobre Gates y las vacunas.

Los textos citan una entrada en X, publicada el 8 de junio pasado por la Fundación McCullough, asociada al cardiólogo Peter McCullough, quien ha difundido desinformación sobre la pandemia de covid-19 y las vacunas.

La publicación en esa red social afirma que la Fundación Gates “financió actividades similares al bioterrorismo relacionadas con el H5N1, proporcionando esquemas para que otros actores malintencionados puedan crear un arma biológica”.

Las entradas, también difundidas con mensajes similares en inglés y portugués, incluyen afirmaciones ampliamente desacreditadas sobre la pandemia de covid-19 y otras enfermedades.

Crecientes preocupaciones han surgido por la propagación de gripe aviar, conocida como H5N1, y su subvariante H5N2, a otras especies, incluidos los humanos.

El 5 de junio de 2024, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que se detectó en México el primer caso de infección en humanos por la gripe aviar H5N2, y que el paciente murió el pasado abril por causas multifactoriales. Esto fue desmentido luego por el secretario de Salud mexicano, Jorge Alcocer, quien rechazó que la persona falleciera a causa del virus y pidió tomar la información “con prudencia” porque “no es precisa”.

En Estados Unidos, el virus se ha estado propagando durante semanas en el ganado vacuno, con un pequeño número de casos detectados en humanos, para quienes el riesgo sigue siendo "bajo", informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El H5N1 surgió por primera vez en 1996, pero desde el 2020 el número de brotes en aves ha crecido exponencialmente, junto con un aumento en el número de mamíferos infectados. Desde 2003 hasta mayo de 2024, se han reportado 891 casos de infecciones humanas por H5N1, incluyendo 463 muertes en 24 países.

La gripe aviar rara vez se contagia de persona a persona, “la mayoría de las infecciones ocurren cuando los humanos tienen contacto con animales enfermos o muertos infectados sin usar equipo de protección personal”, dijo Dean Blumberg, jefe de enfermedades infecciosas pediátricas en UC Davis Health, en una entrevista publicada en el sitio web de la universidad.

La investigación

Según un comunicado de la Universidad de Wisconsin-Madison, publicado en noviembre de 2009, la Fundación Gates otorgó ese año al centro de estudios una beca de investigación para identificar posibles mutaciones de la gripe aviar que servirían como advertencia temprana para detectar posibles virus pandémicos.

El estudio realizado por los investigadores de Wisconsin, publicado en 2012 en la revista Nature, señala: “Nuestros hallazgos enfatizan la necesidad de prepararse para posibles pandemias causadas por virus de la influenza que posean H5 HA, y ayudarán a las personas que realizan vigilancia en regiones donde circula el virus H5N1 a reconocer los residuos clave que predicen el potencial pandémico de los [virus] aislados, lo que ayudará al desarrollo, producción y distribución de contramedidas efectivas”.

Un portavoz de la Universidad de Wisconsin dijo a la AFP el 28 de junio de 2024 que la investigación de 2009, que creó una variante destinada a infectar hurones, no estaba diseñada para crear un virus capaz de transmitirse a humanos.

En realidad, señaló el vocero, el estudio “buscaba entender cómo la influenza aviar que circula en la naturaleza podría desarrollar mutaciones que le permitirían propagarse entre mamíferos”.

“Esto podría ayudar con el desarrollo de un sistema de alerta temprana en el que los científicos podrían monitorear la influenza aviar que circula ampliamente en busca de mutaciones de preocupación. Hacerlo ayudaría a los científicos a prepararse para los virus de la influenza aviar con potencial pandémico mediante el desarrollo de tratamientos y vacunas y otras intervenciones de salud pública”, señaló el portavoz.

El comunicado de la Universidad de Wisconsin señala que la investigación “se basa en trabajos anteriores del profesor Yoshihiro Kawaoka y sus colegas, que identificaron una mutación crucial que contribuye a la letalidad de los virus de la influenza aviar en especies de mamíferos. Esta información está siendo utilizada por la OMS y el CDC para evaluar el potencial pandémico de los virus de la influenza aviar que circulan en la naturaleza”.

La Fundación Gates dijo a la AFP el 1 de julio de 2024 que las afirmaciones virales sobre un financiamiento para hacer que el virus sea transmisible a humanos son “falsas”.

Preocupaciones sobre la investigación

Gigi Gronvall, inmunóloga y académica del Centro para la Seguridad de la Salud de Johns Hopkins, escribió en un informe de 2013 que la investigación de la Universidad de Wisconsin provocó controversia dentro de la comunidad científica.

Gronvall dijo a la AFP el 2 de julio de 2024 que la variante de gripe aviar utilizada por los investigadores “claramente no” era transmisible a humanos y “no era muy transmisible ni siquiera en hurones”.

Su informe señaló que la publicación se pospuso en medio de preocupaciones de que el método pudiera ser replicado “con fines dañinos”. Pero la Junta Asesora Nacional de Ciencia para la Bioseguridad terminó aprobando la publicación sin cambios.

La junta concluyó que los hallazgos “no parecen proporcionar información que permitiría el uso indebido de la investigación a corto plazo, de manera que pondría en peligro la salud pública o la seguridad nacional”.

Gronvall dijo a la AFP que dicho estudio “absolutamente podría ser mal utilizado”, pero también “podría ser muy bien aplicado para ayudarnos a prevenir o mitigar un brote de enfermedad natural o pandemia”. Ella dijo que el análisis sí contribuyó a un mejor conocimiento del virus de la gripe aviar.

La investigación de ganancia de función, un tipo de estudio científico que implica modificar un organismo, generalmente un virus o una bacteria, para darle nuevas propiedades o funciones que no tenía antes, es un tema de considerable debate científico. Gronvall dijo que esos desarrollos “siempre son controvertidos” pero siguen siendo una herramienta útil de salud pública.

El financiamiento para ciertos trabajos de ese tipo fue pausado por el gobierno de Estados Unidos en 2014, aunque la restricción fue eliminada en 2017 y se desarrollaron nuevos protocolos.

En Estados Unidos, si la investigación involucra patógenos pandémicos potenciales o bacterias y virus que probablemente son altamente transmisibles, se necesita de supervisión especial por parte del Departamento de Salud.

AFP Factual ha verificado otros contenidos con desinformación relacionados con Bill Gates y la salud (1, 2, 3).

Referencias

  • Comunicado de la Universidad de Wisconsin-Madison
  • Estudio publicado en la revista Nature
  • Informe de Gigi Gronvall sobre el estudio de la Universidad de Wisconsin
  • Aprobación de la Junta Asesora Nacional de Ciencia para la Bioseguridad
  • Acciones respecto a la investigación de ganancia de función (1, 2, 3)

2024-07-09T23:35:54Z dg43tfdfdgfd