LEGUMBRES, EL ALIMENTO IDEAL PARA CONTROLAR EL PESO Y PREVENIR LA DIABETES

Las leguminosas son un alimento noble con propiedades saciantes que ayudan a controlar el apetito y a regular los niveles de azúcar en la sangre, entre otros beneficios para la salud. Sin embargo, muchas personas evitan comer legumbres por el temor a tener gases.

Pero lo cierto, es que las legumbres son una fuente de alimentación clave en cualquier dieta balanceada y nutritiva. No comerlas es perder su aporte en hidratos de carbono complejos, proteínas de origen vegetal y fibra. Además de que son un alimento rico en hierro, zinc y vitaminas, y bajo en calorías y grasa.

Por lo tanto, para aprovechar su valor nutricional sin sufrir hinchazón, gases o flatulencia, tan solo es necesario consumir la cantidad justa de legumbres. ¿Sabes cuánto deberías comer a la semana? A continuación lo revelaremos.

El consumo de legumbres, como frijoles, garbanzos o lentejas, produce hinchazón intestinal, dolor de panza y molestias estomacales.

Según estudios, esto se debe a que la presencia de la rafinosa (un glúcido trisacárido compuesto por glucosa, fructuosa y galactosa) puede ser beneficiosa para las bacterias que viven en el intestino, pero al descomponerse, provoca gases, flatulencia e hinchazón.

Las legumbres son alimentos estrellas para el control del peso y los picos de azúcar en sangre, gracias a su aporte en fibra, proteínas vegetales e hidratos de carbono de bajo índice glucémico (IG).

De esta manera, las legumbres ayudan a generar saciedad durante algunas horas y también favorecen la estabilización de los niveles de azúcar e insulina en la sangre, reduciendo los picos de glucosa después de comer y mejorando la resistencia a la insulina.

Por lo tanto, las legumbres son un superalimento para el control de peso y la prevención de la diabetes tipo 2.

Al respecto, una investigación de la Universidad Rovira i Virgili (URV) destaca que así como el consumo regular de legumbres reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2, también disminuye hasta en un 23% la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares

Según nutricionistas, comer entre unos 60-80 gramos de variedad de legumbres, como frijoles, garbanzos o lentejas, 3 o 4 veces a la semana, es suficiente para incorporar sus propiedades nutricionales evitando malestares estomacales.

Además, las legumbres son una buena opción para sustituir o reducir el consumo de carne, sobre todo en personas con colesterol alto o enfermedades cardiovasculares.

Por lo tanto, para facilitar la digestión de las legumbres es conveniente dejarlas en remojo la noche anterior. De este modo, se logra ablandar su piel y liberar los azúcares oligosacáridos, que son los principales responsables de los gases.

Asimismo, es conveniente no reutilizar el agua en el que se deja remojando las legumbres, sino que es preciso desecharla para eliminar sustancias perjudiciales y azúcares.

Esta información no sustituye en ningún caso al diagnóstico o prescripción por parte de un médico. Es importante acudir a un especialista cuando se presenten síntomas en caso de enfermedad y nunca automedicarse.

2024-07-10T17:21:08Z dg43tfdfdgfd